Ecoturismo Genuino

Comunidad de consultores, empresarios y promotores del ecoturismo.

Redes y enredos. Lecciones aprendidas para crear redes empresariales turísticas eficientes

Por Yves Lesenfants.

Una de las características más comunes de las MiPyMEs turísticas en la región es su aislamiento. Este aislamiento se atribuye, entre otros factores, a una falta del conocimiento del negocio turístico por parte de los emprendedores, de una carencia de planificación del destino así como de una visión romántica y muy puntual sobre la actividad. Así, esta característica de la gran mayoría de las MiPyMEs puede ser identificada en
varios niveles:

aislamiento “vertical “en la cadena productiva: la empresa no tiene relaciones sistematizadas y bien organizadas con otros actores de la cadena tales como los tour operadores, agencias (arriba) o los prestatarios de servicios turísticos o no turísticos (recursos humanos, proveedores, guías).

aislamiento “horizontal “en la cadena productiva: la empresa no tiene relaciones con otras empresas de su competencia dentro del destino. No hay esfuerzos en conjunto para la mejora de la oferta del destino y de su competitividad frente a otros destinos.

aislamiento conceptual y creativo: la empresa no tiene oportunidad de acceder a información o referencias sobre productos innovadores, experiencias, ideas, tendencias del mercado, modas, etc. La visión del negocio se limita a la visión del dueño.

aislamiento financiero:la empresa no tiene acceso a herramientas o facilidades financieras.

aislamiento geográfico: En muchos casos, la falta de una adecuada planificación del destino hace que la
empresa ofrece servicios en lugares alejados de los flujos turísticos. Esto resulta en una ¨desconexión¨ entre la oferta y el mercado la cual hubiera tenido que ser evitada mediante un ejercicio detallado de planificación. Además muchas empresas ofrecen servicios en regiones con importantes atractivos turísticos pero con accesibilidad compleja. Este aislamiento de las MiPyMES genera una gran ineficiencia de los sistemas turísticos y resta mucha mpetitividad a los destinos. Por ejemplo, es muy común encontrar en la región buenos servicios de hospedaje con una ocupación media anual del 20%. Esta baja ocupación se debe a la combinación de los factores de aislamiento enumerados anteriormente y genera un comportamiento empresarial errático el cual perjudica la imagen y credibilidad del destino.

Más aun, esta baja eficiencia empresarial genera una suerte de “estrés” colectivo el cual conduce a lo peor que pueda ocurrir a un destino: una competencia empresarial interna.

En este contexto es evidente que, en un destino dado, todas las empresas deben conjugar esfuerzos para posicionar su servicio o producto dentro de una oferta sólida, segura y de calidad.

Considerando esta situación, el FOMIN promueve en la mayoría de los proyectos que apoya la creación de redes empresariales.

Las redes creadas deben ayudar a sacar de su aislamiento a las MiPyMES y transformarse en un “tejido” empresarial muy interrelacionado con el destino. Así, las redes no son un fin en sí sino un medio para mejorar la competitividad de las empresas dentro de un destino y a su vez mejorar el posicionamiento de este destino en su contexto nacional o regional.

Como el ejercicio de organizar una red representa un muy complejo trabajo social a ser desarrollado entre actores con intereses particulares muy diversos es fundamental que este esfuerzo cuente con recursos y herramientas adecuadas so pena de resumirse a un ejercicio muy superficial y poco duradero de “agrupación oportunista”.

Así, para garantizar el éxito de la creación de redes empresariales competitivas, es aconsejable seguir las siguientes reglas:


1. Beneficios tangibles de la red: los pequeños y medianos empresarios cuentan con muy poco tiempo para dedicarse a actividades no directamente relacionadas con su “día a día”. Esto significa que el empresario necesita visualizar beneficios tangibles en plazos cortos para mantener su interés. Así, para el ejecutor de un proyecto, es fundamental pensar primero en la estrategia de la red, en los beneficios tangibles que ofrecerá a sus miembros y en la forma con la cual abordará (y organizará) la incorporación de los futuros socios. Todo esto debe ser pensado y planificado antes de movilizar gente, expectativas y tiempo ajeno.

2. Reglas claras: si bien el concepto de red debe basarse en una democracia interna y participativa, es fundamental que las reglas de funcionamiento de la red en relación con el proyecto turístico y el destino sean definidas antes de la organización de la misma. En efecto, la red debe considerarse como un producto clave de un proyecto y es parte de una estrategia de desarrollo por lo cual debe ser conceptualizada y diseñada en función de esta estrategia. Construir redes sin lineamientos precisos genera indefinición, desorden, luchas de poderes internos y, finalmente, desvirtúa todo el esfuerzo. Así, es fundamental establecer claramente los objetivos de la red por crear y definir las normas que rijan su funcionamiento antes de convocar a la creación de la misma. Estas reglas se aplican al entorno institucional y funcional de la red como parte de un sistema turístico, no intervienen en aspectos relativos a la organización interna de la red, la cual debe mantenerse participativa y democrática.

3. Redes temáticas: es fundamental buscar pragmatismo y funcionalidad a la red. Es aconsejable agrupar empresas entorno a una o varias temáticas federadoras (special interest networks) o considerando otros criterios (p.e. geográfico, funcional). En efecto, si el esfuerzo de crear una red no está asociado a un “para que” muy claro, los actores no identificaran fácilmente sus intereses. Si bien a nivel de un destino se puede pensar en desarrollar una red principal (federativa) de actores, es recomendable empezar por constituir sub-redes temáticas (desde abajo hacia arriba).

Por ejemplo empezar por agrupar empresas que se rigen por una misma filosofía empresarial, por un nivel de calidad equivalente y que atiendan un mismo segmento de mercado (p.e. hoteles boutique, restaurantes astronómicos, campamentos de naturaleza, guías especializados, etc). Así, al agrupar actores de un segmento bien definido de oferta, es más fácil complementar los esfuerzos para, por ejemplo, atacar en conjunto nichos de mercado específicos. De esta forma se logra que todos los actores orienten sus esfuerzos hacia la conquista en conjunto de este mercado y no de competir entre sí.

4. Sinergias si, solapes no: antes de plantear el montaje de redes dentro de un destino, una región o un país, es fundamental hacer un análisis exhaustivo de las redes y agrupaciones existentes previamente. En efecto, si tales estructuras ya existen, tenemos que analizar en primer lugar la posibilidad de aprovechar de un trabajo ya hecho.

En efecto, de no ser así, no solo se duplican esfuerzos pero también se puede generar situación de ompetencia entre redes existentes y la que se pretende crear. Cabe mencionar que en muchos destinos de la región existen redes u organizaciones gremiales. Ignorarlas sería un mal principio para la sostenibilidad de la red y del proyecto de desarrollo turístico que debe apoyar.

En conclusión, el montaje de una red empresarial debe tener un objetivo claro en el marco del desarrollo de un destino o de un producto turístico. La red participa a una estrategia de desarrollo por lo cual debe ser diseñada como tal. Los proyectos deben contar con recursos y experiencia suficiente para diseñar y crear las redes y evitar empirismos e improvisaciones. En efecto, una red representa un muy sensible proceso de organización social y una red mal conceptualizada, mal posicionada y mal promovida puede transformarse en una barrera para el proceso de desarrollo turístico y los proyectos en particular. Las relaciones entre las redes creadas

y los proyectos deben ser definidas previamente y un “guión” claro y firme debe ser establecido previo a la constitución de la red. La sostenibilidad de la red dependerá así de los beneficios que pueda otorgar a sus socios y de la confianza que esta pueda otorgar a los proyectos y promotores del desarrollo turístico.

Vistas: 77

Etiquetas: aislamiento, beneficios, ecoturismo, empresas, geografia, lugares, mipymes, redes, reglas, sinergias, Más...turismo, turisticas

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Ecoturismo Genuino para agregar comentarios!

Únete a Ecoturismo Genuino

Insignia

Cargando…

© 2014   Creada por Allan R. Rhodes Espinoza.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio