Ecoturismo Genuino

Comunidad de consultores, empresarios y promotores del ecoturismo.

Criterios de calidad e indicadores en educación ambiental.

¿Qué conceptos de calidad y qué propuestas de evaluación son coherentes con la visión de la E.A.?

El cambio necesario para una educación, y una sociedad, orientado hacia el desarrollo sostenible no afecta sólo al concepto de ‘educación’ o al de ‘educación ambiental’, sino también a los conceptos a menudo implícitos de ‘calidad’ y de modalidad de evaluación adecuados para identificar, apreciar y juzgar esta calidad.La evaluación de la calidad de servicios, proyectos y productos en la sociedad actual se ha convertido en una necesidad tanto para el mercado -que hace de él un instrumento de penetración-, como para los ciudadanos, exigiendo que sus decisiones estén garantizadas por el sistema. Pero gran parte de los principios, y de los valores, en los que se basa este tipo de evaluación –satisfacción del cliente, reproductibilidad del servicio, productividad–parecen distintos a -y a veces incompatibles- con los de los procesos educativos y en particular a los de la educación ambiental, centrados en la complejidad, la diversidad, la incertidumbre de los fenómenos y del aprendizaje. Por otra parte, la evaluación, entendida como documentación y reflexión sobre el recorrido, es una componente esencial de los fenómenos complejos, que precisamente porque siempre son impredecibles en parte, deben ser controlados con continuidad. El riesgo que todos estamos corriendo es que el compartir los cambios necesarios para una educación orientada a la sostenibilidad no vaya acompañado de una coherencia, y por tanto de cambios tanto más necesarios, en la evaluación de la calidad de esta educación. De hecho, la situación actual está, en casi todo el mundo, en un impasse: por un lado le pedimos a la E.A. que sea una educación para el cambio y que por tanto cambie ella misma los contenidos, las metodologías y los materiales que utiliza; y por otra parte, para obtener financiaciones, reconocimientos, certificaciones, quien trabaja en la E.A. acepta estar sometido a las mismas exigencias de los productos y los proyectos tecnológicos, y por tanto a uniformarse con una visión del mundo lineal, en la que la complejidad es siempre reducible y la mensurabilidad debe ser garantizada.

Así pues, la evaluación en el campo de la educación ambiental no puede prescindir de una reflexión sobre los paradigmas y las teorías que, explícita o implícitamente, guían su práctica, a la búsqueda de una coherencia entre lo que se va predicando en el campo educativo y las metodologías, los instrumentos y las acciones que se utilizan en el campo evaluativo.
Si reflexionamos sobre este punto, podemos reconocer que el concepto de calidad no se contrapone per se al concepto de cantidad o de medida, sino que dialoga con él desde los tiempos de Aristóteles, y también que evaluar no quiere decir necesariamente reducir cadacaracterística a un número sino poner a las personas en condiciones de comprender y confrontar sus propios juicios de valor. La cantidad no es por sí misma objetiva del mismo modo que la calidad no es por sí misma subjetiva: ambas descienden de valores y principiosde referencia, aunque generalmente implícitos, y la importancia del proceso de evaluación de la calidad está justamente en el permitir un análisis comparativo entre sistemas de valores.
En el campo de la educación ambiental, hace ya varios años que se propuso una clasificaciónde los paradigmas que inspiran las acciones (Robottom y Hart, 1993), a los quecorresponden otras tantas visiones de la evaluación y las modalidades para realizarla(Liriakou y Flogaitis, 2000). Para estos autores se puede distinguir entre:

  • Un paradigma positivista, para el que el objetivo principal de la educación, y por tanto también de la educación ambiental, es la transmisión de información correcta y objetiva, y de metodologías y modelos de comportamiento apropiados; la solución de la crisis ambiental depende de la mejor gestión de los recursos naturales; la visión del mundo es antropocéntrica y tecnocéntrica. En este paradigma la evaluación es esencialmente una medida, y el problema es el de identificar las variables principales y encontrar los métodos que garantizan la validez y la objetividad necesarias. El papel de evaluador es un papel de experto técnico de los procedimientos a aplicar, también ellos preestablecidos y objetivos. Este es todavía el paradigma dominante en el campo educativo. En la Unión Europea, por ejemplo, se ha propuesto medir la calidad de la formación del personal docente a través del número de cursos ofrecidos y el número (o el porcentaje) de personas de este colectivo que asisten a ellos;•
  • Un paradigma interpretativo, para el que el objetivo de la educación ambiental ha de buscarse en la relación estrecha, a veces empática, con el ambiente; el fin último de la educación es el cambio de valores; el contacto con la naturaleza debe formar parte de las experiencias y de los valores individuales; la visión del mundo es biocéntricaEn esa concepción la evaluación es un juicio de coherencia con los valores explicitados o, en el caso de que se reconozca la importancia de mantener una multiplicidad de visiones y de puntos de vista, un instrumento para buscar una negociación. El evaluador es necesariamente externo al proyecto o a la acción,utiliza la empatía para acercarse a las posiciones de los demás, utiliza métodos casisólo cualitativos, como son las observaciones y las entrevistas no estructuradas o semiestructuradas.
  • Un paradigma socio-critico, para el que el objetivo de la educación ambiental es el cambio, no sólo de comportamientos y de valores, sino de modalidades de concebir el mundo y las relaciones del hombre con el planeta. Este cambio no puede ser individual sino que debe abarcar la esfera social, estar abierto a nuevos fenómenos y fundarse en la discusión abierta y crítica de cualquier ‘solución’ propuesta. La participación y la implicación en las acciones son fundamentales. La visión del mundo es sistémica, y la atención se centra en las relaciones, ecológicas, sociales,económicas y políticas. La evaluación es uno de los instrumentos de este cambio, y está siempre atenta no sólo a los resultados sino también a los procesos, y está fundada en la participación y la autovaloración de los sujetos a evaluar.Por consiguiente, las metodologías son tanto cualitativas como cuantitativas, según los contextos y los procesos. Se acepta además que la reducción de la calidad a simples números es a menudo un artificio que esconde las diferencias e impone un criterio,un punto de vista, sobre los demás, mientras que una evaluación ‘evolutiva’,orientada a la mejora continua de la calidad (en inglés quality enhancement como opuesto al quality control) debe tener como base criterios compartidos (y por tanto negociados) y un análisis comparativo entre diferentes puntos de vista. 
Para la aplicación del último paradigma es fundamental un análisis atento de la situación y del concepto de calidad utilizado. De hecho, se puede distinguir con R. Pirsig (autor de un libro famoso en los años 80, El zen o el arte del mantenimiento de la motocicleta) la ‘Calidad Estática’ de la ‘Calidad Dinámica’. Si la primera se puede definir como ‘la que empuja un sistema organizativo a hacer bien lo que ya está haciendo’ y permitir la definición de estándares y procedimientos y ofrecer garantías de calidad sobre el producto, es la Calidad‘dinámica’, la que ‘permite a un individuo, a una organización, a un sistema hacer cosas nuevas’, y por tanto a iniciar procesos para los que no existen estándares y en los que se precisa creatividad y también capacidad de reflexionar sobre las propias acciones para valorar y corregir rápidamente los propios errores: La mayor versatilidad es un progreso hacia la calidad dinámica, la mayor capacidad decontrol un progreso hacia la calidad estática…. Lo que cuenta es que sin la calidad dinámicael organismo no puede crecer y sin la calidad estática no puede durar. Son necesarias ambas… (Pirsig, 1992).
En el siguiente tema continúa  con los indicadores o criterios de calidad de la EA.

Vistas: 296

Etiquetas: Eduación, ambiental, calidad, indicadores, metodologia, mundo, paradigmas, planeta, selva, verde

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Ecoturismo Genuino para agregar comentarios!

Únete a Ecoturismo Genuino

Insignia

Cargando…

© 2014   Creada por Allan R. Rhodes Espinoza.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio